.
Carpfishing en estado puro  
  Inicio
  EL Team
  Los 10 Mandamientos Del Carpfishing
  Sugerencias y Opiniones
  Webs Amigas De Carpfishing Español
  Cotos De Pesca
  Hablando de Boiles
  Trucos
  ICFA
  El Cebado
  Recetas SNOWCARP.
  Material de carpfishing
  => La comodidad en el carpfishing
  => El Saco de Dormir
  => Cuidados de la Carpa
  Test de Materiales
  Articulos tecnicos
  Relatos y aventuras de pesca
  Videos en you tube Team Snowcarp
  Galeria TEAM SNOWCARP
  Conctacto
  Contador de visitas
El Saco de Dormir

En primer lugar agradecer a Canet que comparta con todos esta informacion que acontinuacion exponemos,GRACIAS CANET.


CODIFICACIÓN DE LOS SACOS DE DORMIR – (Según norma europea UNE EN 13537)


En el año 2002 se normaliza la codificación que deben llevar en el etiquetado los sacos de dormir.

Esta codificación, sigue la norma europea UNE EN 13537 , adoptando desde entonces dicha normativa los principales fabricantes de las marcas mas reconocidas.
Un ejemplo detallado lo encontramos en un saco con relleno de pluma, comprado en Decathlon Modelo Bionnassay:

TEMPERATURA CONFORT (T Conf) -1ºC
Indica la temperatura en la que una mujer normal y en una postura relajada dentro del saco, como estar tumbada de espaldas, se encuentra en equilibrio térmico global y no siente frío.


TEMPERATURA LÍMITE (T Lim) -7ºC
Limite inferior en la que un hombre normal en posición fetal dentro del saco conserve su equilibrio térmico y no sienta frío.


TEMPERATURA EXTREMA (T Ext) -25ºC
Temperatura LIMITE MAS BAJA, cuando la mujer puede experimentar riesgos contra su salud

Todas estas temperaturas se calculan siguiendo este procedimiento:

En un laboratorio sin viento y con una humedad relativa de entre el 40 % y el 80 % se coloca un maniquí vestido con un chándal de dos piezas y calcetines dentro del saco a prueba, y éste a su vez se dispone sobre una colchoneta que reposa sobre una tabla de madera de 12 mm de espesor.

COMENTARIOS:

Existen múltiples factores y variables que afectan las condiciones de confort dentro de un saco de dormir. Ejemplos: alimentación y complexión de una persona, distinta producción de calor de cada uno, climatología en el exterior si se duerme fuera de lugares protegidos, usar ropa dentro del saco o no, etc…

Con lo cual para la elección de un saco de dormir lo mas aconsejable es tomar la “Temperatura limite” como la mas baja que creemos vamos a tener cuando usemos nuestro saco.

Otra información importante que todos los sacos deberían llevar son: altura máxima de la persona que entraría dentro del saco, instrucciones de lavado (muy importante para no perder propiedades térmicas), peso total, peso del relleno, tipo de relleno, y tejido tanto exterior como interior.

También es aconsejable que la bolsa del saco sea de “compresión”, para que el saco siempre ocupe el mismo espacio en la mochila. Y por ultimo un consejo sería la utilización dentro del saco de los llamados “sacos sabana”, que evitan la suciedad en el interior.


Al elegir un saco de dormir, es necesario valorar nuestras necesidades partiendo del uso que vamos a darle. No es lo mismo utilizar un saco para ir de camping, que para hacer media o alta montaña. Tampoco nos servirá igual para cualquier estación del año, así que su adquisición será adaptada a la estación en la que normalmente lo utilicemos.
Lo ideal sería disponer de 2 sacos: uno para primavera-verano (épocas calurosas) y otro para otoño-invierno (utilización con frío intenso), aunque lo más habitual es disponer de un solo saco, polivalente para las 4 estaciones del año. Los más polivalentes y usados en nuestro país son los sintéticos de gama alta (invierno), ya que suelen ser suficientes para salir durante casi todo el año.

Hay que tener en cuenta que no solo el tipo y cantidad de relleno afectarán a la capacidad de retención térmica de un saco. Su construcción será determinante para proporcionar las máximas prestaciones en cualquier postura y situación.


:: PARTES DE UN SACO ::

Exterior. -Se utilizan nylons y tejidos similares. Los tratamientos de hidrofugado ayudan a repeler la humedad ambiental. Los confeccionados con tejidos impermeable /transpirable pueden utilizarse tranquilamente en vivacs, aunque para estos casos utilizaremos normalmente las fundas de vivac.

Interior. -Suelen ser de nylon o de algodón. El nylon es mucho más ligero que el algodón, pero a diferencia de este último, con el sudor se pega a la piel. El algodón, en verano, absorbe la humedad generada por la transpiración y en invierno retiene el calor.

Rellenos. Son los que nos protegerán realmente del frío. El sistema consiste en conseguir formar el mayor número posible de cámaras de aire del mínimo tamaño. El peso y volumen del material serán los ¨¨¨¨¨¨ posibles. Las fibras sintéticas permiten meter el saco directamente en la lavadora, con el mínimo de cuidados y son los ideales como sacos de verano, los cuales, a consecuencia del sudor, se ensucian antes. Los sacos de gama alta utilizan fibras de menor volumen, con retenciones térmicas superioriores. La pluma tiene la propiedad de expandirse y comprimirse mejor que la fibra. También ocupa menos espacio cuando el saco está dentro de su funda y a igualdad de prestaciones, pesa menos. Su inconveniente es que son más delicados que los sintéticos y hay que evitar que se mojen, razón por la cuál, en su interior algunos modelos llevan nylon y no algodón (el algodón absorbe humedad). Tampoco puede lavarse a menudo como el caso de las fibras y debe realizarse con productos especiales. De no ser así, la pluma se apelmaza y se crean huecos en el interior de las cámaras del saco.

Costuras. Un saco de altas prestaciones siempre dispondrá de costuras internas /externas disociadas o desplazadas. Los sacos que dispongan de única costura, transmitirán directamente el frío a través de ellas.

Cremallera lateral. Permitirá entreabrirlo si la temperatura es alta. Las cremalleras especiales de los sacos invernales evitan que se hielen. Los modelos que disponen de una tapeta con el mismo relleno que el resto del saco evitan la entrada del frío, el viento y la lluvia. Normalmente los diestros elegirán un saco con la cremallera a la izquierda y los zurdos a la derecha para facilitar su uso. Casi todos los sacos del mismo modelo, que dispongan de ambas cremalleras, podrán ser unidos, formando lo que sería un único saco de 2 plazas.


Collarín térmico. Es una pieza que, unida al interior del saco, puede ceñirse alrededor del cuello. Evita la pérdida del calor del cuerpo, permitiendo si se desea, dejar la entrada del saco totalmente abierta. Todo saco utilizado para fríos extremos debería disponer de collarín.

Capucha. Su diseño contribuirá a evitar pérdidas de calor en la zona de la cabeza.
Loft. Es el grosor o volumen que adquiere el saco al expandirse su relleno. Dependiendo del tipo de relleno (pluma o sintético) y su calidad, nos aislará más o menos. Así pués, dos sacos con el mismo loft no tienen porque aislar igual, sino que simplemente tendrán el mismo grosor.
Cotas perimétricas. Llamaremos cotas perimétricas a los perímetros de hombros, parte central y bajos o pies del saco.


:: TIPOS DE SACOS ::


Expedición y grandes alturas. Preparados para las condiciones más frías del planeta. Normalmente confeccionados de plumón (duvet).

Alta montaña o 4 estaciones. Suelen emplearse para temperaturas bajo cero, llegando a oscilar éstas aproximadamente entre los -5º C y los -20º C de temperatura confort. Los de mayor retención térmica son los de 'duvet'. Los de fibras sintéticas de alta calidad ocuparán mayor volumen y pesarán más.

Trekking o 3 estaciones. Ligeros y resistentes. Pensados para utilizarlos en temperaturas moderadas, algunos modelos pueden llegar a cubrir las necesidades de utilización en temperaturas bajo cero, aunque no muy frías. Los modelos más ligeros nos evitarán pasar calor con temperaturas elevadas, al igual que la capacidad de entreabrir la cremallera lateral si la temperatura es alta. Los de fibra podrán lavarse a menudo.
Super-ligeros. Como su nombre indica, la principal característica es su poco peso y reducido volumen para el transporte. Pueden estar confeccionados tanto con fibras como con pluma. Hay que ser conscientes de que un saco tan delgado no puede protegernos del frío intenso.

Transformables. Se trata de la opción más sencilla. Ya no son tipo momia sino cuadrados y por lo tanto dejan escapar el calor corporal alrededor de los hombros. Su cremallera perimétrica permite el desmontarlo para utilizarlo como una manta o bien conectarlo con otro saco de iguales características.


:: CONSEJOS DE UTILIZACIÓN ::

Agitar el saco enérgicamente para que las fibras huecas recojan aire y aumenten de volumen. De este modo se consiguen aumentar sus cámaras de aire (loft) y mejorar su retención térmica.
En situaciones de frío extremo, cubrir la cabeza con un gorro de lana, pluma o fibra térmica. Con ejercicios gimnásticos antes de acostarse temperaremos antes el interior.
Si nuestras ropas están húmedas podemos utilizar el saco como secadora. Si las temperaturas son muy bajas, protegeremos nuestras botas colocándolas en el fondo del saco, dentro de una bolsa de plástico o papel, para que no se endurezcan.
Dormir con la ropa utilizada durante la jornada disminuye el descanso. El sudor y la humedad dificultan el sueño. Utilizaremos poca ropa y es conveniente saber que para dormir es mejor un par de prendas finas que una gruesa.
La humedad generada por la transpiración se acumula en el relleno del saco, haciendo que éste pierda parte de su capacidad térmica. Por la mañana extraeremos su interior para airearlo.
El peso de la persona comprime el relleno del saco, disminuyendo su protección térmica. El frío y la humedad procedentes del suelo son muy perjudiciales para nuestro organismo. Por ello, es importante la utilización de colchones aislantes, que además evitarán que las irregularidades del terreno dañen nuestra espalda.
Utilizar una funda de vivac aumentará la retención térmica del saco, además de protegernos de la humedad, manchas en el saco y desgarrones.
Con un saco demasiado largo se tendrá que calentar mucho más aire y por tanto será más frío. La mayoría de los sacos son de longitud única, así que puede utilizarse una cuerda o ropa para atar los bajos y reducir el tamaño interior.
Mantener el saco seco, aunque sea sintético. Llevarlo en la mochila dentro de una bolsa es muy fácil y se asegura mantenerlo seco, aunque se camine en lluvia.
Como almohada, lo más fácil es usar la funda del saco lleno con ropa. Algunos sacos poseen compartimiento con el mismo objetivo.

:: CONSEJOS PARA LA CONSERVACIÓN ::

Colgar el saco cuando no se utilice para evitar que la presión de la funda de transporte deteriore sus fibras. Esto es muy beneficioso para los sacos de pluma.
Un buen saco de plumas permanecerá en la funda de transporte (funda de compresión) el tiempo mínimo necesario. Cuando no se utilice, se usarán las fundas de almacenaje especiales para ello. Así evitaremos que la pluma se apelmace.
Es conveniente guardar los sacos (sobre todo los de pluma) en su funda sin enrollarlos. De otro modo, al repetirse siempre los mismos pliegues, quedarían zonas del relleno vacías. Empezar a embutirlo en su funda por los pies, a la vez que se reparte el volumen por toda la zona. De este modo el aire saldrá por la cabeza del saco sin dificultad.
No fumar dentro del saco, ya que sus materiales suelen ser altamente inflamables.
En caso de rotura, quemadura o desgarrón, utilizar los adhesivos especiales para repararlos.
Utilizar fundas interiores de algodón nos evitará tener que lavar regularmente el saco, pues solo tendremos que lavar ésta.

:: CÓMO LIMPIAR UN SACO ::

Un saco de dormir con unas mínimas prestaciones solamente puede lavarse con productos especiales para ello.
Se dejará secar a la sombra. Los de pluma pueden tardar hasta 5 o 6 días en secar.
Nunca utilizaremos secadora.
El saco de pluma se extenderá en horizontal y cuando esté seco se desmenuzará y desapelmazará la pluma, sacudiéndolo hasta que recupere su loft.
Materiales naturales: sacos de pluma de ganso. El problema puede aparecer en días lluviosos o de alta humedad ambiental. La pluma pierde mucho su capacidad cuando está mojada. Una vez mojada toma mucho tiempo lograr secarla.
Materiales sintéticos: estos materiales no llegan al nivel de aislamiento, con el mismo volumen (bulto) que la pluma. Sin embargo la gran ventaja es que se tiene una capacidad aislante estable cuando están mojados.

TIPOS DE PLUMA:

Existen distintas calidades y su clasificación de mayor a menor retención térmica sería el duvet, el plumón y la pluma triturada. Con el duvet difícilmente notaremos el tacto de la caña, que en definitiva es la que reduce el efecto de retención térmica y reduce la capacidad de compresión.
A las pulgadas cúbicas ocupadas por una onza de pluma se le llama "cuin". Cuanto más alto sea el "cuin", mayor será su espesor (loft) y mayor retención térmica aportará. Por normal general 500 cuin suele aceptarse como el estándar.

RELLENOS DE FIBRA:

Hollofil II®. Fibras huecas de poliéster Dacron, con 4 canales y siliconadas. Suave al tacto y resistente al lavado.

Hollowfibre 4®. Fibra con 4 canales huecos en su interior, que retienen hasta un 20% más de calor que una fibra sólida, incluso en mojado. Antialérgico y muy resistente al lavado.

LCW®. Poliéster siliconado que entremezcla un 70% de fibras huecas (ligeras y atrapan eficazmente el calor) y un 30% de microfibras espirales (elásticas para mantener el loft).

Micro-loft®. Microfibra con un gran poder de retención calorífico incluso en mojado y reducido volumen. Antialérgico y muy resistente al lavado.

Polarguard® 3D. Fibra continua resistente y duradera. Altamente comprimible en reducidos espacios, tiene un alto poder de retención térmica y un peso similar al de la pluma.

Thermolite® Extreme. Combinación de 3 fibras. La primera tiene un fino denier para una buena retención térmica y compactibilidad. La segunda otorga gran resistencia y durabilidad al tejido. La última está anillada configurando una especie de muelles que propician el loft. Es antialérgico, inodoro, resistente al lavado y seca rápido.

Thinsulate® Liteloft. 75% poliéster y 25% polipropileno. Las fibras individuales tienen una camisa exterior con un punto de fusión menor que el alma interior. Con ello se soporta mejor el desgarre que soportan los cajones sintéticos que lo llevarían a un pronto envejecimiento. Es ideal para utilizaciones en que continuamente se mete y saca el saco de su funda. Gran poder térmico.

Trevira® Fill. Fino entrelazado de fibras elásticas que forman millones de cámaras de aire. Desplaza la humedad hacia el exterior y mantiene el calor, confiriendo un mayor confort. Un acabado con silicona permite a la fibra obtener una gran capacidad de deslizamiento, suavidad y poder de recuperación. No retiene el polvo ni produce alergias.



PARTES DE UN SACO

01. Base espaciosa.
02. Tapéta térmica en cremallera.
03. Ceñidor de cabeza.
04. Capucha ajustable.
05. Collar térmico ceñidor.
06. Velcro® de ajuste en hombros.
07. Costuras diferenciadas.
08. Cremallera de doble cursor.
09. Bandas anti-deslizantes.
10. Cintas para colgar.


En Posición Horizontal
Si lo piensan ... esa posición es sumamente importante.

Pasamos entre un 25% y un 30% del tiempo diario durmiendo, estando en la ciudad. Lo mismo sucede en las excursiones a acampar, e incluso este porcentaje aumenta si el cansancio se hace presente o si se trata de días de invierno, en que las horas de luz se acortan.

Es decir, parte importantísima de la excursión se resume en dormir. ¿Cuál es el propósito de dormir? ... Descansar, recuperarse, reponerse. Es decir, el cuerpo debe lograr una posición cómoda, que le permita recuperar las fuerzas consumidas en la jornada.

Por lo tanto, uno de los implementos más importantes que deben considerarse al salir de excursión, con acampada "allá afuera" es el saco de dormir. Son diversos factores que deben influir en la elección de un saco de dormir adecuado. Si hablamos de una excursión de caracter extremo, que involucra montañismo y/o viajes en invierno, el saco de dormir adecuado puede llegar a salvar la vida de una persona.

Tipos de Viajes

Según el viaje que se pretenda emprender, ciertos sacos pueden ser los más adecuados y otros menos. Primero, hay que considerar el tipo de lugar, es decir, qué clase de condiciones físicas se encontrarán en el área a visitar. Segundo, la época del año, lo que influye en las condiciones de clima (lluvia, ambiente seco o húmedo), y la temperatura.

Además, si se trata de un viaje en automóvil principalmente, la necesidad de cuidar el espacio y el peso pierde importancia, así como aumenta en caso de un viaje con mochila.

Calidez o Abrigo


Este es mi saco favorito para el frío ... The North Face Cat's Meow 15ºF (-10ºC).
Lo usé en el viaje al Valle del Venado.

No se trata de pensar si el saco es amable o amistoso. La idea es determinar el nivel de comodidad que el saco ofrece bajo ciertas condiciones ambientales. La mayoría de los sacos vienen calificados con una medida en grados celsius o Fahrenheit (por ejemplo, "este saco está tasado para -5ºC"). Esta medida indica una referencia de las temperaturas ambientales a las que una persona "normal" podría sentirse cómoda. En esta medida influye la tendencia de la persona a mantener una temperatura corporal alta o baja durante la noche, así como la temperatura y condiciones climáticas a encontrar. Estas condiciones pueden ser fuertemente afectadas por la altura, encontrándose cambios drásticos (bajas de temperatura) en diferencias verticales de 100 ó 200 metros en un cerro o montaña.

Usualmente los viajes de mochileo normales (me refiero a los que no incluyen montañismo), involucran temperaturas nocturnas de entre -3ºC y 25ºC. La mayor parte de los sacos preparados para algo de frío hablan de "-10ºC" (diez bajo cero). En algunas personas, este saco será muy cómodo con temperaturas bajas y otras llegarán a sentir frío con ese saco estando incluso a temperaturas cercanas a los 5ºC (cinco sobre cero). Todo depende del organismo de la persona.

Biológicamente hay personas que tienen un buen termostato. Es decir, su cuerpo es capaz de adaptarse a distintas temperaturas ambientales, manteniendo siempre un nivel de comodidad. Otras personas se acaloran con facilidad y usualmente se enfrían con la misma o mayor facilidad. Esta característica física es afectada, entre otros varios factores, por la presión sanguínea usual de esa persona y la irrigación de las áreas más externas del cuerpo. Una persona que tiene mala circulación en las capas cercanas a la piel seguramente tendrá una tendencia a sentir mucho frío.

Por lo tanto, cada persona debe ser capaz de estimar el comportamiento de su organismo en las noches, y eventualmente decidir el nivel de calidez del saco que requiere. En los años, he podido ver algunas condiciones que afectan. En primer lugar, la alimentación de la persona durante la jornada, y el nivel de cansancio que pueda tener.

Aquellas personas que sienten que tienen un "termostato ineficiente", deberían considerar el uso de sacos de dormir diferentes, para situaciones con distintas condiciones climáticas. Por ejemplo, un saco más bien de tres estaciones para los viajes en verano, y un buen saco aislante, de una tasa cercana a los 0ºF (-32ºC) para los viajes invernales y de montaña.

Algunos Consejos
Mantener el saco seco es vital, aunque sea sintético. Llevarlo en la mochila dentro de una bolsa es muy fácil y se asegura mantenerlo seco, aunque se camine en lluvia.
Como almohada, lo más fácil es usar la funda del saco rellena con ropa sucia. Algunos sacos poseen un compartimiento con el mismo objetivo.
El uso de un "colchón" es muy importante y ayuda a aislar del frío suelo y proteger de objetos puntudos en la tierra.

Determinar la ropa adecuada para dormir es un aspecto muy relevante. Se tiene la tendencia a pensar que ponerse varias cosas ayudará a soportar el frío. Partamos de la base que la ropa NO PRODUCE CALOR. Es el cuerpo el que produce calor, y es a través de la circulación que ese calor es repartido por el cuerpo. Es labor de las capas de vestimenta, y del saco, permitir que esa generación de calor del cuerpo se mantenga a un nivel adecuado y cómodo para la persona durante la noche.

Usar mucha ropa o ropa apretada puede inhibir la circulación sanguínea a nivel cutáneo, con la correspondiente pérdida de temperatura, debido a la incapacidad del cuerpo para repartir sangre a temperatura necesaria. En una noche fría, la mejor combinación es ropa más bien suelta, o bien ninguna, y en especial un saco de dormir muy aislante. Mi preferencia es dormir con ropa interior sintética (Capilene de Patagonia®) de nivel medio y nada más.

Material Aislante

El material aislante con que se construyó el saco influye directamente en la calidez o abrigo, y además tiene otras implicancias. Existen dos tipos de materiales: Naturales y Sintéticos

Materiales Naturales. El más común es la pluma de ganso. Estos sacos (Goose Down Bags) son sumamente aislantes en comparación a su peso y tamaño. Las plumas siguen siendo hasta hoy el material más eficiente de aislación. El problema puede aparecer en días lluviosos o de alta humedad ambiental. La pluma pierde mucho su capacidad cuando está mojada. Por la misma razón, una vez mojada toma mucho tiempo lograr secarla.

El saco de pluma usualmente tiene
menor tamaño que los sintéticos,
manteniendo la misma tasa de aislación

Materiales Sintéticos. Existen varios fabricantes de rellenos de saco de dormir. Quizá los materiales sintéticos más populares hoy en día son el Hollofill, el Qualofill, y el Polaguard 3D. Estos materiales no llegan al nivel de aislación, con el mismo volumen (bulto), que la pluma. Sin embargo, la gran ventaja se tiene en su capacidad aislante estable cuando están mojados. En el sur de Chile y Argentina, las lluvias son muy comunes. Incluso en verano. Por esta razón, la posibilidad de un saco húmedo es alta. Considerar un material sintético en estas situaciones es muy razonable. El criterio para comparar la capacidad de un material sintético para aislar depende de su loft (la capacidad para atrapar y retener aire).
Forma del Saco

La forma del saco influye en qué tan confortable es dormir en él, en la capacidad para retener calor, y en el tamaño al compactarlo.


Saco estilo momia

Momia. Simulan una especie de capullo, en el cual la persona queda absolutamente envuelta. Generalmente son más estrechos y de ajuste preciso (sin apretar). Comienzan angostos a los pies, se ensanchan a la altura del tórax y se vuelven a angostar en la cabeza para proteger esa parte. Esta forma permite que el bulto sea menor y que la temperatura se mantenga, por la capacidad aislante de un "envoltorio" casi cerrado. Por otro lado, esta misma forma puede ser incómoda para algunas personas. Personalmente duermo excelentemente bien en este tipo de sacos. Me meto en él, lo cierro y en la noche ruedo completamente con el saco (y no dentro de él) para acomodarme. Se podría decir que me "visto con el saco". Otras personas aún intentan acomodar su posición sin voltear el saco con ellos, lo que siempre resulta muy incómodo.
Rectangulares. Podríamos comparar un rectangular con una "cama portátil", y un momia con un "saco de vestir". Estos sacos ofrecen mucho mayor espacio para la persona, de modo que muchas personas tienden a sentirse más cómodos en la noche. Sin embargo, este espacio para moverse cuesta espacio en el bulto, resultando en mayor peso y volumen. Si el peso y volumen no son importantes (por ejemplo, viaje en auto), entonces puede ser una excelente idea un rectangular. Por la misma forma, son muy poco eficientes en retención de temperatura. Es más, no conozco ningún modelo rectangular que diga ser adecuado para temperaturas frías.
Acoplables. Cuántas personas pueden quejarse de que el camping inhibe la "dinámica adecuada" de una pareja. Existen modelos, derivados de los sacos rectangulares, cuyo sistema de cierres permite acoplar dos sacos para formar uno solo, extendido. En muchos casos, una pareja podrá sentirse cómoda en esta combinación, sin perder la ventaja de dormir en una carpa, bajo las estrellas.
Otras Características

El capuchón o protector de la cabeza puede llegar a ser extremadamente importante en situaciones de climas fríos. La cabeza es considerada como uno de los mayores dispersores de calor, por lo tanto al dormir con la cabeza destapada se pierde mucho poder calórico. Esto es bueno en climas templados y caluroso, pero puede ser grave en climas fríos. Dormir con una adecuadamente aislante capucha puede dar una notable diferencia en la sensación térmica durante la noche.

Artículos Complementarios

Los Urbanoides
Elección de Botas
Elección de Mochila
Elección de Carpa


Para sacos orientados a climas fríos, la posibilidad de cerrar con un cordón o algo similar a la altura del tórax permite un mayor nivel aislación. Literamente permite dejar muy encerrado el cuerpo dentro del saco, dejando un poco más libre el cuello y la cabeza (a veces incluyendo los brazos), que quedan cubiertos por la sección superior del saco de dormir.

Algunas personas, en especial montañistas, disfrutan de algunas noches durmiendo en saco sin carpa. A esto se le llama bivouac. Existen sacos especiales que, además de aislar térmicamente, poseen cierta resistencia al agua. Adicionalmente, algunos fabricantes ofrecen capas impermeables para usar como cubierta exterior del saco en las ocasiones en que se pretende "bivaquear".


--------------------------------------------------------------------------------



El saco de dormir puede significar la diferencia entre un viaje agradable y uno sacrificado. Entre frío y comodidad. Entre vida y "otras alternativas". La elección del saco ideal no siempre es clara, pero las condiciones físicas de la persona, sumadas a las condiciones ambientales del lugar destino son determinantes.

TEAM SNOWCARP  
  EN ESTE ESPACIO INTENTAREMOS DAR A CONOCER NUESTRA MODALIDAD EL CARPFISHING,SU FILOSOFIA Y TODOS SUS CONCEPTOS BASICOS.  
Publicidad  
   
PROXIMAS NOVEDADES EN LA WEB  
  NUEVOS TEST DE MATERIALES EN BREVE:
ROPA DE TRAKKER JACKAL APG
GREYS PRODIGY PLUS
FOX RANGER ROD POD
ALARMAS POLIFONICAS PROLOGIC 3+1
ETC......
 
SPONSOR  
   
EMBALSES DE INTERES  
   
 
  contador de visitas
contador visitas
 
Hoy habia 77318 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=